Una encuesta entre ejecutivos con proyección internacional revela “máximos históricos” en la fortaleza de la imagen del país

EL PAIS (25 septiembre 2019)

Hubo un tiempo en que su origen se percibía como un lastre para las empresas españolas que operaban en el extranjero y muchas intentaban incluso esconderlo. El panorama ha cambiado radicalmente. El 63,6% de los directivos considera ahora que España aporta valor a su marca y el 55% que el Made in Spain es sinónimo de calidad. Eso sí: solo el 23% cree que eso le permite vender su producto más caro y el 40%, vender más.

Estos datos se recogen en el Índice de Confianza en la Marca España, del proyecto Mesias-Inteligencia Marca España. El estudio se basa en 681 respuestas a cuestionarios on line (el 79,64% de los enviados) a directivos y ejecutivos de empresas con un grado medio o alto de internacionalización. Aunque la encuesta se ha realizado entre marzo y mayo de este año, en pleno proceso electoral, el estudio refleja en todos sus índices un “máximo histórico” de fortaleza de la Marca España desde el comienzo de la serie histórica en 2013. José María Cubillo, director del proyecto, cree que “hay que felicitarse por estos resultados”, pero advierte de que el crecimiento se ha desacelerado, lo que podría dar lugar a un cambio de tendencia si se prolonga el bloqueo político.

Ver noticia completa

Back to Top